<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=183154879077085&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las Diferencias entre el Capítulo 7, Capítulo 13 y Capítulo 11 de Bancarrota

[fa icon="clock-o"] 15-jun-2017 14:14:38 [fa icon="user"] Scura Law Firm [fa icon="folder-open'] Bancarrota

Chapter-7-to-chapter-13-bankruptcy¿Se siente confundido en cuáles son las diferencias entre el Capítulo 7 y Capítulo 11 de Bancarrota? También confundido entre el Capítulo 7 y Capítulo 13? Scura está aquí para ayudarlo.

Las diferencias entre estos tres capítulos – los capítulos más conocidos de la bancarrota – son los siguientes:

Capítulo 7 de Bancarrota: El capítulo de liquidación

El Capítulo 7 de Bancarrota también es conocido como el capítulo de “liquidación.”  Este nombre es un poco inapropiado ya que en la mayoría de los casos ninguna propiedad es cogida o liquidada.  Casos de Capítulo 7 son generalmente buenos para las personas o familias con muchas deudas y no pueden pagarlas, como por ejemplo tarjetas de crédito y préstamos de carro.  Después de declarar un Capítulo 7 de bancarrota, una orden de relevo es iniciado para protegerlo y no dejar que le quiten sus pertenencias.  Esta orden lo ayuda como una protección y previene que los acreedores tomen alguna acción para tratar de cobrar dinero que usted le debe, incluyendo el paro de demandas y embargo salarial. 

En un Capitulo 7, la corte de bancarrota va a designarle un fideicomisario para determinar si el deudor debe alguna propiedad que pueda ser vendida para pagar algo o toda la deuda que se debe a los acreedores.  Dependiendo del valor del bien, la mayoría de la propiedad personal es exenta a liquidación.  Individuos con una casa, carro y artículos de hogar y muebles pueden por lo general quedárselos y al mismo tiempo pueden eliminar su deuda de tarjeta de crédito, deuda medica u otra deuda sin respaldos.

Algunas propiedades, como una segunda casa o una casa con mucha valor, puede estar sujeto a liquidación. Si el deudor debe una propiedad que no está exenta a liquidación, el deudor tiene que dar la propiedad al fideicomisario para venderla o pagarle al fideicomisario el valor del mercado por la propiedad.  Vea nuestra sección en esta página de internet sobre exenciones para saber más sobre exenciones federales de bancarrota aplicables que sean permitidos.  Otra estrategia para proteger propiedades que no son exentas podría ser convertir el caso de Capítulo 7 a un case de Capítulo 13 o Capítulo 11 y proponer un plan de pago para cubrir el valor de las propiedades no exentas. Por lo general, la mayoría de la gente que declara un Capítulo 7 no posee ninguna propiedad que pueda ser liquidada.

Al final de un Capítulo 7 de bancarrota, la corte de bancarrota eliminará cualquier deuda debida por el deudor que no fue pagada durante la liquidación, dándole al deudor un nuevo comienzo empezando como nuevo.  Sin embargo, algunos tipos de deudas, no pueden ser eliminadas a través de la bancarrota, incluyendo algunas deudas de impuestos, deudas de préstamos estudiantiles, manutención no pagada, y en algunos casos, apoyo del cónyuge.

Capítulo 13 de bancarrota: El capítulo de reorganización individual o del consumidor

El Capítulo 13 de bancarrota es el capítulo de reorganización individual o del consumidor. El Capítulo 13 le permite al deudor reorganizar sus deudas y pagarlas en un periodo de 3 a 5 años.  El Capítulo 13 de bancarrota es usado la mayoría de veces por individuos que quieren salvar su casa de ejecución hipotecaria (foreclosure).  Cuando una persona está atrasada en sus pagos hipotecarios, un Capítulo 13 puede ser usado para coger el valor que es debido y restructurarlo para que sea pagado en un plan de 60 meses o 5 años.  Casos de bancarrota del Capítulo 13 también pueden ser usados por personas que tienen suficiente dinero disponible y pueden pagar algunas o todas sus deudas con el plan de pago.

Cuando se debe deudas de impuestos u otras deudas que no se pueden eliminar, el Capítulo 13 también ofrece un plan para pagar las deudas en 60 meses o 5 años.  Esto previene que el gobierno recaude sus bienes y le da al deudor tiempo para las deudas de impuestos en un plan de 60 meses.  En un Capítulo 13 de bancarrota, el deudor podrá planificar su propio plan de pago, sujeto a aprobación de la corte.  El plan tiene que incluir una propuesta de como el deudor va a pagar las deudas principales, deudas con respaldos y deudas sin respaldos.

Deudas con respaldos son cosas como préstamos de carros o casas donde el deudor le dio al acreedor un interés de propiedad a cambio del préstamo.  El plan de pago tiene que incluir pagos regulares en deudas con respaldos.  Si el deudor se ha atrasado en deudas con respaldos, como por ejemplo en una hipoteca, el deudor puede coger el valor en el que se atrasó y re-estructurarlo en un plan de 60 meses.

Deudas sin respaldos son cosas como facturas de tarjetas de crédito y facturas de hospitales.  El deudor debería de incluir pagos para estos artículos con cualquier dinero que sobre después de pagar las deudas principales y deudas con respaldos. Sin embargo, deudas sin respaldos, no tienen que ser pagados en su totalidad al final del plan de pago.  En la mayoría de los casos, acreedores sin respaldos reciben un porcentaje menor del que debían y el interés no es pagado.

Un plan común del Capítulo 13 es donde acreedores sin respaldos reciben solo el 5% del valor debido.  Esto da un gran beneficio al deudor ya que el 95% de la deuda de impuestos será eliminada sin ninguna consecuencia.  Aparte de la bancarrota si un acreedor perdona una deuda, el valor perdonado es sujeta a impuestos.  Sin embargo, cualquier deuda eliminada en una bancarrota, no puede ser cobrada con impuestos. Al final del periodo del plan de pago del Capítulo 13, la corte borrara cualquier deuda debida por el deudor.

Si el deudor no puede terminar los pagos en el plan de pago, la corte puede que suspenda la petición del Capítulo 13 y el deudor comenzará de nuevo donde empezó. Si el deudor no puede terminar los pagos por un motivo razonable, como por ejemplo una pérdida de trabajo o enfermedad, ahí la corte pueda permitir que el deudor modifique el plan de pago, elimine alguna de las deudas debidas por el deudor debido a dificultades o permita al deudor convertir la bancarrota declarando un Capítulo 7.  El deudor tiene la opción de re-declarar otro caso de Capítulo 13 en el evento que el primer caso sea rechazado.

Diferente a los que se declaran bajo el Capítulo 7, los deudores que se declaran bajo el Capítulo 13 por lo general no pierden ninguna propiedad.  Sin embargo, el deudor en el Capítulo 13, tiene que pagar en total el equivalente en dinero de bienes no-exentos por la duración del plan de re-organización. De hecho, deudores en el Capítulo 13 pueden mantener sus bienes y, si están atrasados en sus obligaciones como pagos hipotecarios, pueden prevenir un juicio hipotecario (foreclosure).

Capítulo 11 de Bancarrota: El Capítulo Re-organizador de Empresas

Los Capítulos 11 de bancarrota también conocidos como “re-organizadores” y por lo general involucran empresas o negocios grandes. Empresas buscando re-organizar sus deudos por lo general se declaran bajo el Capítulo 11, pero puede beneficiar a algunas personas también.  La mayor ventaja que ofrece el Capítulo 11 sobre el Capítulo 13 es que no hay límites en el valor de la deuda que el deudor tenga para calificar para la bancarrota. En la actualidad, los límites de deuda para declarar un Capítulo 13 son personas con deudas sin respaldos menor a $336,900.00 y deudas con respaldos menor a $1,010,650.00. Estos límites de deuda son sujetos al aumento anual de costo de vida y cambios a través de tiempo.  Así, si la deuda de una persona excede estos valores, la persona no va a ser elegible para un Capítulo 13 y va a tener que declarar un Capítulo 11.

En un Capítulo 11, el deudor también conocido como el “deudor en posesión” por lo general permanece en control de su compañía mientras la corte mantiene supervisión y jurisdicción o derecho por la compañía.  El deudor en posesión es obligado a operar la empresa en el mejor interés de los acreedores.  Cualquier plan de re-organización presentada por una compañía tiene que ser aprobada por los acreedores de la compañía.  Sin embargo, en algunos casos, la compañía podrá invalidar las objeciones de los acreedores y aún tener el plan aprobado por la corte.

Compañías, igual que como en otros casos de bancarrota, que se declaran por un Capítulo 11 son concedidos un “stay” automático.  El “stay” automático previene que los acreedores presenten una nueva demanda en contra de la empresa y también detiene cualquiera litigación pendiente hasta saber el resultado de la bancarrota. Declarándose por un Capítulo 11 también le permite a la empresa cancelar algunos contratos, como por ejemplo arriendas de bienes raíces y contratos de suministros, si es la mejor opción para la compañía y los acreedores. Casos del Capítulo 11 son definitivamente los más caros viéndolo desde el lado monetario y debe de tener cuidado antes de considerar declarar un Capítulo 11.

Cambios bajo las leyes de bancarrota en el 2005 da un conjunto de normas para casos de empresas pequeñas.  Debe de tomar precaución a estas nuevas reglas de bancarrota para empresas pequeñas.

Si usted necesita más aclaración con las diferencias entre el Capítulo 11 o las diferencias entre el Capítulo 7 y 13, no espere para llamarnos.  Si usted está considerando la bancarrota, por favor contacte los Abogados de Bancarrota en New Jersey de Scura, Wigfield, Heyer, Stevens & Cammarota, L.L.P. para hablar sobre el mejor capítulo para su situación. 

Consulta de bancarrota gratis

Si necesita eliminar sus deudas por completo a través del Capítulo 7 de bancarrota, o necesita reorganizar sus pagos de crédito a través del Capítulo 13 o Capítulo 11, somos una firma de abogados muy calificada con servicio completo en casos de bancarrota para personas en estos y otros condados de New Jersey, Condado de Passaic, Condado de Hudson, Condado de Essex, Condado de Bergen, Condado de Morris, y Condado de Sussex.  Llámenos hoy al 973-870-0434 o a nuestro número gratis al 888-412-5091.

Suscríbase a nuestro correo electrónico para recibir más noticias:

Consulta de bancarrota gratis